Filtros

En un vehículo cualquiera encontramos cuatro tipos de filtros:

  • Filtros de aire
  • Filtros de combustible
  • Filtros de aceite
  • Filtros de habitáculo

Todos ellos impiden la entrada de partículas y suciedad al motor y al interior del vehículo. El descuido en su revisión o la sustitución de los mismos cuando se requiera podría generar daños mecánicos, aumentar el consumo de combustible o reducir el rendimiento el motor.

Filtro de aire

El filtro de aire filtra el aire aspirado por el motor, evitando que entre suciedad, polvo y otros residuos que se encuentran en el ambiente. El aire aspirado por el motor se mezcla con el combustible y esta mezcla es la que posteriormente llegará a las cámaras de los pistones. Si la mezcla no es la adecuada porque el filtro está saturado, el consumo de combustible se disparará y podrían llegar a generarse daños en los pistones y en los cilindros derivados del desgaste que causa el polvo y la suciedad que consiguen llegar al interior.

El humo del escape puede verse oscurecido si el filtro está excesivamente saturado. Este tipo de filtro no supera en la mayoría de los casos los 20€ de coste.

Filtro de combustible

El filtro de combustible, ya sea gasolina o diésel, filtra el combustible para evitar que sedimentos que pueda haber en el mismo consigan entrar en el interior del motor.

Filtro de aceite

La principal función del filtro de aceite es atrapar las impurezas que puedan haber en el aceite, antes de que este circule por el circuito de engrase del motor. Si no existiera este filtrado, estas partículas pasarían al aceite y circularían con él por todo el motor, dañando los componentes y generando un desgaste prematuro. Un filtro de aceite obstruído no realiza su trabajo, el aceite pasa al motor sin filtrar, las partículas metálicas se cuelan en el motor, elevando el riesgo de gripado.

El filtro de aire no supera en la mayoría de los casos los 20€ de coste.

Filtro del habitáculo

El filtro del habitáculo impide que el polvo, el polen y la suciedad en general accedan al interior del vehículo, mejorando la calidad del aire que respiramos. Un filtro de habitáculo obstruido implica que el mecanismo de aire acondicionado tenga que trabajar más para mantener el aire en buen estado. Es recomendable cambiarlo anualmente.

 

En Mínguez disponemos de filtros para cualquier marca de automóvil o vehículo industrial. Si estás interesado en adquirir los tuyos, puedes ponerte en contacto con nosotros pinchando en el siguiente botón:

Solicitar mis filtros